Entrada destacada

Libre

miércoles, 27 de febrero de 2019

Quedarse

Quedarse.
quedarse sin esperanza,
sin que nadie aún sepa
qué puertas cerrarán,
Quedarse sin saber
qué pasará,
quién prevalecerá,
cuántas humillaciones aún nos quedan,
cuántas derrotas acaecerán,
cuánta rabia vendrá.
Quedarse sin arrogancia,
con cierta tranquilidad,
soñando en la distancia
con la justicia y la paz,
Quedarse.
Quedarse convencido,
consciente.
Quedarse como tantos
que no se irán.
Quedarse porque éste es el lugar
al que la vida nos trajo,
donde ellos nacieron,
donde está nuestro hogar.
Quedarse por los que llegaron,
por aquellos que en su día vinieron,
por quienes aquí murieron.
Quedarse también por los que se marchan,
por quienes todo lo dieron,
los que con razón han dicho ya ¡basta!
los que no lo entienden... ni entenderán.
Quedarse...
nada más.


martes, 26 de febrero de 2019

Cementerios lejanos

Cuando cansado el cuerpo se detenga
y en la tumba se pudran tus recuerdos.
Cuando hacia el suelo caiga tu mirada
y el azul del cielo ya sea negro;
no mires que tierra acoge tus restos,
no escuches argumentos de tus deudos,
no persigas que una cruz señale
tus victorias y esfuerzos.
Sonríe y piérdete.
Olvídate de famas y de flores,
banderas, himnos y laureles secos.
Que griten tus huesos desde lo oscuro
que lo que ahí hay es solo de un hombre
envoltorio, aderezo.
Que ningún muerto es más
que el vivo más pequeño.
Honras no quiero,
Un instante de luz,
una mirada, un beso...
Si nada de esto puedes ya darme
inútiles son tus falsos requiebros.
Dejad ya mi mortaja reposar.
En mí crecen las flores y los setos,
cantan los pájaros y sopla el viento.
Aquí sentí mi último latido,
En este lugar el reposo encuentro.


sábado, 9 de febrero de 2019

El Brexit en el Infierno

La frase de Tusk del otro día sobre que había un lugar especial en el Infierno para quienes habían impulsado el Brexit sin tener un plan me pilló precisamente releyendo la Divina Comedia, un ejercicio que repito cada cinco o seis años.
Así que no pude menos que pensar en cuál sería el círculo del Infierno de Dante que les tocaría a estos personajes.
Tengo dudas.
Por una parte me parece que podrían compartir círculo con los consejeros fraudulentos (cantos XXVI y XXVII); pero por otra podrían estar también con quienes crearon cisma o división (canto XXVIII). En el primer caso la pena sería verse envueltos en llamas. En el segundo sufrirían como se les mutila y depedaza.
Interesante.
¿Y si probamos a escribir unos tercetos sobre estos, lo que podría ser un fragmento de canto dedicado al Brexit?

-Dime maestro, ¿quienes son aquellos
que por espada y llama tal tormento
sufren sobre sus pechos y sus cuellos?
-Son, mi querido hijo, los del cuento
del Brexit sin frontera ni maldad,
los que mudaron mente como viento
y se inventaron una realidad.
Allí ves a May, Farage está allá.
¿Y el que queda inmóvil, sin voluntad?
Es Cobyrn, quien no supo decir "ya".
Quien se negó a aprobar y a retirar
y dejó al país en un "ojalá".
A May, por la declaración firmar
diablos con fuego las manos abrasan.
Que arranquen su lengua ha de soportar
Farage mientras sus orejas traspasan.
Cobyrn, sin embargo, es el peor.
Demonios sus testículos arrasan
para penar su falta de valor,
pretendida astucia que tanto mal
tras de si dejó con mucho dolor.
-¿Y el que en la llama ríe natural
como si la pena le fuera ajena?
-Es Cameron, el bobo nacional,
la misma carencia que le condena
le sirve para no tener conciencia
del fuego, la sierra y la cadena.
- Maestro, ya no tengo más paciencia
para estas personas aguantar.
- Vamos pues, hijo, donde la ciencia
de los sabios podrás sin fin gozar.
Alli charlarás con Tusk y Barnier
y de todo bien podrás disfrutar.




lunes, 4 de febrero de 2019

Pensamientos en la noche serena



Parece ser que éste es el poema más conocido en China. Está escrito en el siglo VIII. Más o menos en la época de Carlos Martel en Europa, el abuelo de Carlomagno. Su autor es Li Bai (en chino,李白):

静夜思
床前明月光
疑是地上霜
举头望明月
低头思故乡

Un poema muy breve, como puede comprobarse.
¿Cómo se traduciría?
He visto varias traducciones, en cualquier caso el sentido no parece muy dudoso.
El título nos habla de pensamientos en una noche tranquila.
El primer verso indica que ante la cama se ve la luna brillante (o el brillo de la luna, o algo semejante).
El segundo plantea la duda de si se trata de escarcha sobre el suelo.
El tercero indica que al levantar la cabeza contempla la luna.
El cuarto que si baja la cabeza añora su país (o su tierra de origen, no tiene el sentido de Estado en términos modernos).
Intentemos una traducción (que siempre será una versión):

Pensamientos en la noche serena
Ante mi lecho, la luz de la luna
parece que es escarcha en el suelo.
Alzo la cabeza y veo la luna,
pero la bajo añorando mi hogar

Colgué la traducción en facebook y al hilo de algunos de los comentarios expliqué por qué había optado por esta versión. Comparto lo que allí indicaba:

"Aquí hay muchos matices. Por ejemplo, el mismo signo que en el título hace referencia a pensamiento (思) es utilizado en el último verso para, junto con el signo que se corresponde con tierra de origen (乡) trasladar la idea de añoranza. En los dos últimos versos hay una repetición muy significativa. El penúltimo empieza con el signo que indica alzar (举) y continúa con el signo de cabeza (头). El último comienza con el signo de inclinar (低) y continúa también con el signo de cabeza. Sigue el verbo en ambos (望 en el penúltimo, que es mirar a lo lejos, pero también puede tener el sentido de anhelar; y el ya mencionado 思 en el último). Ambos versos acaban con el objeto al que se refiere el verbo. Luna en el penúltimo (月) y país de origen en el último (乡). Ambos precedidos de un signo con connotaciones muy diferentes. En el penúltimo 明 que indica brillante y en el último 故 que tiene varios sentidos, muchos de ellos vinculados a la tristeza (muerte, viejo); pero también razón o acción deliberada. El contraste es muy claro entre ambos versos, acentuado por la repetición del comienzo; pero en la versión que doy no quise incluir esa repetición porque me parece que en español tiene menos sentido poético del que quizá tenga en chino (que nuestras palabras sean más largas creo que cambia bastante la forma de construir los poemas en una y otra lengua). Di preferencia al hecho de que todos los versos fueran endecasílabos (cuando desde una perspectiva formal quizás fuera mejor versos más cortos, pero me resultaba imposible verter el contenido en versos de menos sílabas) y sustituí la repetición en el último verso por un "pero" que para nada está en el original, aunque me satisfacía para trasladar esa idea de contraste entre ambos versos. Sí que respeté que la última palabra fuera en cada verso la que me parece que es clave: luna en el penúltimo y país de origen, que trasladé como hogar, en el último".

Huang Zhang, mi antiguo y querido alumno de China me hizo notar que en este tipo de poemas riman todos los versos menos el tercero, lo que me indujo a intentar una versión aún más libre, con versos más cortos (opté por versos octosílabos, lo más naturales en castellano) que mantuvieran esa rima en todos los versos menos en el tercero. Este es el resultado:

El brillo frente a mi lecho,
semeja escarcha en el suelo.
La vista alzo a la luna.
La bajo. Añoro y lamento.


miércoles, 30 de enero de 2019

Evidencia

Esto es una roca,
aquello es el mar.
A la mañana la escarcha cubre flores y coches.
Ya se va calmando el llanto del niño.
En invierno tiñe el blanco montañas.
Espera el silbido de la tetera
y sirve humeante su zumo negro.

En ocasiones, lo revolucionario es decir lo evidente

Cataluña es España,
España es Cataluña.
No hay secesión en el Derecho internacional.
Soberanía no nos quitarán.
La inmersión no es un modelo de éxito.
Hay adoctrinamiento nacional,
no es la estelada bandera de paz.


miércoles, 2 de enero de 2019

Islas

Son tranquilas las tardes en las islas.
Se oscurecen los bordes de las fotos
que miramos sentados aguardando.
Tintinean los vasos y la música...
¡Ah, la música! Viene y nos recuerda
que ya fuimos eternos, inmortales.
Nos recuerda veranos de verbena,
labios húmedos, piernas entreabiertas.
Fuera es de noche,
una noche larga
en esta tierra extraña
que no es la nuestra.
Se mezclan los olores de papayas,
claveles y adormidera.
Esperamos.
Esperamos que vuelvan
noches de verbena
y piernas entreabiertas.
Diletamos al borde de la mar
en esta tierra extraña
que no es la nuestra.
Rememoramos el día.
Fondo azul en la piscina,
un zumo que desciende cristalino,
el aire seco y frío en la montaña,
un barco que veloz cruza las olas,
el mundo detenido al contemplar
la montaña suspendida
sobre océanos y bosques.
Rememoramos...
pero también deseamos
que vuelva a amanacer
una y otra vez.
Rogamos
que se aclaren los bordes de las fotos
que regresen veranos de verbenas,
que esta noche larga no oscurezca.
Imaginamos
días sin fin,
luz que no cesa.
Sabemos
que el mar está siempre cerca.



lunes, 10 de diciembre de 2018

Insurrección

Cuelgan cadáveres de las farolas;
hombres, mujeres; brazos y pies desnudos;
jirones de carne azul bajo la lluvia.
Se hace de noche en la ciudad silenciosa,
devoran las llamas papeles y edificios.
Se cierra el día y las puertas son condenadas.
Quedan francas las casas de los muertos
que cuelgan de lo alto de las farolas,
péndulos sobre vómitos y excrementos.
Ya no son nada,
adornos en las aceras de la ciudad,
ojos de cristal, lenguas de cartón;
hay quien aún les espera con amor,
sin saber que sus manos están atadas,
que una cuerda aprieta su yugular,
que ya no son.
Restos de la ira, trigo molido,
uva macerada en el puño de la masa.
Del causante el cadáver las culpas paga
con ese voltear grotesco y lento
sobre sangre y excrementos.
Bajo la luna callada algunos se acercan y lloran
mientras otros escapan.
Ya nadie se acuerda de quien tensó la cuerda
que en cada farola una persona ahorcó.
Tan solo en esta noche oscura y fría
se aguarda en cada casa, en cada lupanar
que el sol que llegue alumbre
un mundo en libertad,
en paz.




miércoles, 1 de agosto de 2018

Life is very beautiful

Tan solo unos pocos años,
en la luz de Florida,
sombrero, americana,
y una jarra de martini en la mesa.
Tan solo unos pocos años
para desentrañar
de nuestra vida todos los misterios.
Bajo la fúlgida luz de la tarde,
el espacio transparente
donde aletea nuestra existencia.
Era joven cuando reinaba Victoria,
bajo Isabel murió.
Tan solo unos pocos años
para indagar
sobre dioses y mundos.
Es otro nuestro tiempo,
el mío.
También unos pocos años,
entre Isabel
y sabe Dios quién.
Unos pocos años tan solo
para deshacerse entre el aire,
para rozar el cuero y la madera,
para paladear el whiskey
y entre sombras y certezas
oler el humo del tabaco
en noches de invierno.
Tan solo unos pocos años
para dejar escrito
que la sombra de la secuoya cubre
ya el prado de mi infancia;
que los años tienen fin
y muchos que fueron
son ahora recuerdo.
Unos pocos años tan solo
para entregarse
a causas justas que evitarán
de un niño las lágrimas,
de una madre la angustia,
de un padre el dolor.
Unos pocos años tan solo
para darse
a unos y a otros,
a los que me rodean.
Unos pocos años antes
de dejar de ser,
de escribir,
de gozar,
de vivir.

Life is very beautiful



domingo, 27 de mayo de 2018

Derrota

No todas las causas son nobles,
no todas las luchas loables.
No siempre los buenos prevalen
ni se agostan las flores repugnantes.
La derrota genera compasión,
Caen las lágrimas ante el vencido,
se enturbia el alma frente al campeón.
Que los ojos del humillado
olvidar no te hagan
a quien él humilló,
Que piedad no adelante
de la lucha el final.
Que la justicia impere
antes de que la lástima
pueda en ti entrar

martes, 27 de marzo de 2018

Frühling

Kommt kalte, blaue Frühling!
Sonnenlicht streichelt die Weissen
auf den Bergen, unter dem Himmel.
Gras auf der Ebene
und unter den Linden
verlängert ein junges Paar
ein Kuss, einen Blick, einen Arm.
Kalte Hände und schnelle Herzen,
Rot zwischen Schnee und Nacht.
Hinter dem Fenster meiner Zelle
alles ist wie immer war.
Nur für mich ist die Welt
Bilder und Träume ohne Fleisch


sábado, 25 de noviembre de 2017

Golpe

Las calles, los aeropuertos
volverán a ser lo que eran,
lo que eran antes del solsticio,
antes de que la balanza dudara,
antes de que las nubes y el aire se alejaran,
se disiparan.
Lo que eran antes que las semanas
se alargaran como meses de invierno.
Antes de la gran desazón.
Antes de que supiéramos del temor.
Antes.
Cuando el  pie no sentía el frío de la piedra.
Cuando había lugar a la ironía.
Lo que eran antes que nosotros fuéramos.
Quizás entonces olvidemos
los días de la soledad;
las horas de la convicción
-puño en el pecho, desazón;
mercurio en la garganta, dolor.
Quizás entonces recordemos
quiénes sufrieron y dijeron,
quienes alzaron la cabeza,
quienes extendieron la mano.
También
los de puño y cerrado corazón.
También.
Ese día el verde cubrirá el blanco
de la nieve y la escarcha en las aceras.
y los que entonces vivan no sabrán
de la música y el olor,
del frío en días de calor,
del beso y del abrazo,
de las calles engalanadas
de los amigos y de los extraños.
No sabrán el sentido de las páginas.
La vida ya no habitará en relatos,
Las fotografías nada dirán.
Entonces nadie quedará
de quienes por unos meses
sentimos el suelo temblar,
de quienes vimos las puertas abiertas
al horror que todo lo acabará.
Los libros no explicarán
que el futuro una hora tenía, no más.
Callarán que la noche podía a mediodía
comenzar.
Dejad ahora que todo acabe de pasar,
abramos los ojos para empezar a soñar.



sábado, 25 de marzo de 2017

No puedo remediar

Hace un par de días Manuel Moriarti escribía esto:

"No puedo remediar que me gusten la lluvia y los ríos caudalosos. Desde que me fui de allá arriba no veo casi nunca llover. Llevo dos años casi sin ver caer agua más de un par de horas (y tirando por lo alto). Tampoco tengo suerte cuando vuelvo a casa. A todo el mundo le toca algo menos a mí y estoy harto. Ayer me vine de Barcelona y ahora me decís que allí hay invierno. Disfrutadla y poneos la gabardina que yo guardo en el armario."

Me gusto mucho ese inicio, "No puedo remediar que me gusten la lluvia y los ríos caudalosos". Me parecía que había algo evocador en esas palabras. Así que me animé a continuarlas

No puedo remediar
que me guste la lluvia,
los ríos caudalosos...
el gris en las montañas,
el olor de los prados,
del musgo infantil.
La mano de mi padre en la humedad,
entre bosques y helechos,
tras la casa y el hórreo.
No puedo remediar
el brillo en los ojos al evocar
las tardes oscuras de mi niñez,
la cocina, la leche, el café.
No puedo remediar
del norte y el recuerdo
lo que fue.



sábado, 7 de enero de 2017

Todos nosotros (otra vez)

Se arreciman encogollados sobre ocres barras de hierro
y gritarían su tristeza al viento
entre basuras y excrementos;
olor primordial, esencial.
Un cielo oscuro contra el mar inmóvil.
Las noches sin luna todo lo engullen.
Vomitan su negro sobre farolas de luces amarillas,
sobre ciudades de alquitrán y cemento.
El mundo se rasca los piojos apelotonados en su cabeza,
como manadas de cebras
huyendo de uñas grasientas.
Crecieron, se multiplicaron y movieron,
llegaban hasta el mar y se preguntaban
¿no hay más? y allí esperaban
escondidos en la sombra,
aguardando bajo alambres de espino.
Perdieron el recuerdo del calor de los bosques,
el sabor de la sangre en las manzanas.
Olvidaron el crepúsculo en las tendidas praderas,
el aire en el rostro, el cielo sobre la cabeza.
Escaleras estrechas, letras en los ascensores.
"Sí cabemos, nos apretamos".
Intimidad sobre el linóleo despegado;
cebolla, brillantina y heces;
ojos húmedos, furtivos, indiferentes;
cáscaras que se repelen.
Chabolas con suelo de tierra preceden a las paredes de doble papel,
las ratas quedan atrás y debajo;
resbalan en pulidas tuberías de acero
que llevan el gas a quienes viven encogollados sobre ocres barras de hierro
y mueren en la noche de llamas y explosiones,
igual que poemas inacabados.
En días muy tristes y, por desgracia, casi indiferentes.


lunes, 19 de diciembre de 2016

Libre



Si la muerte llega ahora,
si libre entregas tu sangre y tu luz,
si dejas que la ola el pecho quiebre,
si te abandonas,
si las palmas de las manos ofreces,
si no temes la soga ni el puñal...
nadie por ti vendrá.
Los ojos vivos, la carne que tiembla
mientras aguarda la sombra que llega
y tu rostro comienza ya a tocar.
Ver más allá del final
la brisa entre las hojas,
las conversaciones plácidas,
jóvenes que caminan descuidados,
piel que brilla en el claro atardecer.
Gozar más allá de la oscuridad
sonrisas y amores, suaves caricias
que ya no sentirás.
Si cambias el temor de este instante
por vidas sin violencia ni injusticia
que otros -desconocidos- tendrán;
si hoy la muerte aceptas
sin reproches ni esperanzas, confiando

que algún día la hierba crecerá,
cubrirá las piedras ensangrentadas,
verdearán las rocas arrojadas
y nadie entonces ya recordará
este dolor fatal.
Confiando, sí
que esta noche a punto de llegar
sueño será, oscuro y frío, mortal;
pero sueño al fin, un sueño del que alguien,
-otro- despertará.
Confiando, sí
en la mañana en que el niño o la joven,
la mujer o el anciano,
serenos y tranquilos, aburridos quizás,
ignoren que la libertad que tienen,
la seguridad, la prosperidad
aquí fueron ganadas,
la tarde en que supiste
que esa mañana que no verás
más importa que la vida que pierdes,
que el recuerdo y la memoria
que contigo desaparecerán.
Si estas cosas haces,
un beso -el mío- en la frente, al morir,
recibirás.





A quienes debemos lo que ahora somos, lo que damos por sentado; a quienes con su sacrificio, a veces olvidado, hicieron posible un mundo mejor


sábado, 26 de noviembre de 2016

Horroroso padecimiento

El portavoz del Gobierno,
traje impecable, mirada serena;
nos informa y lamenta
de la senadora el padecimiento.
Un horroroso -cruel- padecimiento.
El portavoz del Gobierno,
grave la voz, plateada la barba,
con gesto serio,
a pensar nos invita
sobre cuáles son las causas que explican
este triste evento.
Y reflexiono.
Sobre el hombre ahorcado
en el momento de ser desahuciado;
sobre niños llorando
ante puertas de casas embargadas;
sobre mujeres de húmedos ojos
-mirada al infinito, paso firme-
precipitándose,
vacío el estómago, vacío el corazón,
hacia la inesperada caridad.
Pienso
en quienes han emigrado,
en padres de los hijos separados.
Pienso en los explotados,
pienso en los expulsados.
Pienso.
Pienso en la arrogancia de los expertos
en el Banco Central Europeo,
en quienes mueven la prima de riesgo.
Pienso en quienes han estudiado,
en quienes han trabajado
para ahora verse arrojados
como inútiles trastos
olvidados.
Reflexiono sobre el horroroso padecimiento
y lamento que las vidas de tantos
se hayan extraviado.
Reflexiono en los que nunca pensaron
que la calle en la noche
sería cama y hogar.
Reflexiono
(gracias, señor portavoz del Gobierno)
y lamento
y me emociono
y lloro
como ahora lloras tú
ante este horroroso
padecimiento


martes, 25 de octubre de 2016

Lo que has hecho

Descuenta lo que has hecho.
Arranca las hojas
que ocultan lo negro.
Guarda los recuerdos.
Te engañan diciendo
que eres eterno.
Un vacío sólido
aguarda que te llenes
de nuevo.






domingo, 1 de mayo de 2016

Dolor

Dicen que no te encuentran
en el dolor,
la injusticia, la pérdida.
Dicen que no te encuentran,
que si existieras
no lo permitirías.
Confieso.
Veo el horror y pienso:
"No dejes que pase, que a mí me pase".
Y luego... enseguida:
"Pero, si ha sucedido,
si un niño ha muerto
o ha sido herido,
tú ya has sufrido".
Esa herida que tú y yo compartimos,
inexplicable lágrima,
angustia cierta,
pena lejana.
Esta herida que hermana
es mano extraña
que penetra, acaricia,
que nos une contigo.
En el dolor te veo
sufriendo, así lo siento.
Porque si tú no fueras
quien el dolor comparte,
si tú no fueras...
¡Sé pues, hermano!
Del dolor danos
lo que nos hace humanos.




domingo, 24 de abril de 2016

Luz (revisado)

Contemplo tu figura
plena de rojo y azul.
Las pupilas se avivan,
penetran en tu luz.
El mundo se ilumina;
se para a contemplar
y lo haces vibrar.
Césped y viento, hojas y cristales,
las cosas son más reales
si viven en tu luz,
si sólo son reflejo,
de tu puro destello;
si lo único cierto
eres tú.
¿Qué importa que este cálido azul
sea tan solo un eco,
que seas tú un espejo
que refleja la luz,
intensa, fría, cierta,
que, febril, yo te dejo?



La entrada original había sido publicada en el año 2008

sábado, 5 de septiembre de 2015

Agua


El grifo abierto,
la gotas de agua sobre la piedra
saltan, chispean.
Rebosa ya la cuenca
y se derrama sobre suelo y mármol.
Sigue y fluye.
Cae el agua sobre el agua, te llena.
No basta el pecho para contener
agitación, latido,
el músculo esencial.
¡Ah el amor!
¡Gira la llave!
O no podrás secar
la sal, la sangre, el agua
que resbalan, penetran tu cabeza.
Todo tú no podrá
evitar que tan solo otro sea
que deslizándose bajo los sauces
hacia el mar
va.


jueves, 27 de agosto de 2015

Baile




Un baile en la tarde ligera, fresca.
Violines que a tu mano bajan, callan,
suben y estallan.
Pulsaciones y ritmo, corazón.
Vuelan las faldas, se doblan rodillas,
manos que se entrelazan y separan.
Vibran las alamedas bajo sones
en los paseos al atardecer.
Un hombre, una mujer.



Tu cuerpo desnudo crucificado,
clavado en la noche por las estrellas.
Tu pecho agitado mientras aguarda
la lanza que quiebre tu carne abierta.
Se concentra el mundo en ese temblor
que espera la mano extraña que asciende
o desciende, gira sobre el vergel,
se detiene y obra
el milagro, el placer.



Amanece el día que no tendrá
ya atardecer.
Se levanta el sol por última vez.
Mañana otra música será
La que te acompañe
hasta el final.
¡Escribe lo que has vivido!
Y sueña
que algo, quizás, permanecerá.