Entrada destacada

Libre

domingo, 30 de agosto de 2009

¿Dónde están?

Este escalofrío que ahora siento
¿es de esta vida? o, por contrario,
recuerdo del frío aire estepario,
del océano helado o de aquel viento
que en lo alto henchía mi sentimiento.
Tiemblo ante la imagen de un sagrario,
un cuadro, el tañido de un campanario.
Si pudiera llenarme en un momento
de amores, muertes, lágrimas y risas;
de todo lo que sé que ya he pasado;
de labios y muslos; de suaves brisas;
de los instantes que me han embriagado
y de las negras horas indecisas;
si pudiera ¿sería iluminado?

8 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

Creo que el final de tu magnìfico poema es una pregunta que alguna vez nos hemos hecho los seres humanos cuando nos confrontamos con nuestras dudas...

Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

No sé si iluminado, pero luminoso lo es, este poema.

- Inés y Yo - dijo...

Iluminado....o hambriento....

(de cuando "el mundo del mundo" se queda pequeño)

Un besito

Eva dijo...

Presente dubitante, abrazado a un pasado recordado... condicionará un anhelo futuro?

Quizás la respuesta te la brinde la duda en sí misma..y si la buscas?

He disfrutado con este poema Rafael

Salut!

Rafael dijo...

Gracias Adelfa. Probablemente hay muy pocas preguntas, aunque se formulen de manera diferente; y me gustaría pensar que todos nos hacemos las mismas.
Un abrazo

Rafael dijo...

Gracias Jose, la luz es una de mis obsesiones (y de tantos otros, claro). Seguro que ya te has dado cuenta.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Sí Inés, el mundo siempre puede ser más grande. El que las galaxias sean millones y que el Universo durará aún miles de millones de años no me satisface. Hambre infinita.

Rafael dijo...

Gracias Eva, que otros puedan disfrutar con lo que escribo es más de lo que nunca soñe.
Besos.