Entrada destacada

Libre

miércoles, 26 de agosto de 2009

Divertimento

Tan fuerte soplaba el viento aquel día
que sin querer al mundo devolvió
un alma que hacia el cielo subía.
¡Pobre alma! En un cuerpo se metió
que por azar a la vida venía.
El golpe que en el culo recibió
le hizo ver que otra vez vivía.
Gritó por lo triste que se sintió.
Los recuerdos ya han desaparecido
del día en que el alma libre volaba
a la vez que una mujer, con quejido,
en este mundo su cuerpo entregaba.
Pero sabe por su pecho encogido
que algo pasó cuando el viento soplaba.

5 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Sorprende el eneasílabo del séptimo verso.Y está bien resuelto el cambio de métrica y rima al final. Sigamos divirtiéndonos así.
Un abrazo.

Aurora dijo...

Me gusta el contraste entre el título y el contenido de tu poema. Un abrazo, Rafael.

Rafael dijo...

Hola Jose,

lo de la medida de los versos es mi cruz, entre sinalefas que se hacen y sinalefas que no se hacen me encuentro con que lo que creía once sílabas a veces son doce y a veces son nueve; pero entonces veo como suena y si me gusta pues lo dejo así. Como le leí a Aurora, esto de escribir es cuestión de elegir, o sea, de decidir. A mi me cuesta, pero soy consciente de que hay que hacerlo y desechar muchas posibilidades en favor de una sola.
Un fuerte abrazo.

Rafael dijo...

Hola Aurora, sí el contenido no es propiamente un divertimento, el título viene por la forma más que por otra cosa; y también por el momento en el que lo escribí.
Besos.

Jose Zúñiga dijo...

Hasta hoy no he podido decírtelo: nada de escandir, Rafael, los versos deben ir construyendo su ritmo. Y así salió, rítmico.
Abrazo.