Entrada destacada

Libre

miércoles, 19 de agosto de 2009

Tubinga

Me gustaría viajar a Tubinga,
vivir en una casa de dos pisos,
contemplar cómo crecen los narcisos
y cómo cae la nieve en Tubinga.
Me gustaría enseñar en Tubinga
los conceptos jurídicos precisos
y redactar los libros más incisos
que se hayan escrito "en Tubinga".
Me gustaría sentirme seguro
en la tranquilidad de aquel hogar,
libre del mal de ojo y del conjuro.
Me gustaría llegar a pensar
que este pantano y este bosque oscuro
no existen y voy pronto a despertar.

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Estas crónicas tuyas son muy sugerentes. Molan, de verdad.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Gracias Jose; me agrada que se cree la impresión de que es una crónica; aunque no es pretendido. Seguro que me entiendes si te digo que casi siempre me sorprendo con el final.
Un abrazo.

ADELFA MARTIN dijo...

¡qUIEN NO HABRÀ SOÑADO CON SU TUBINGA!...hermoso.

Un abrazo

Rafael dijo...

Exacto, Adelfa. Cada uno tiene su Tubinga.
Besos, amiga.