Entrada destacada

Libre

lunes, 18 de mayo de 2009

Mario Benedetti

Ha muerto Mario Benedetti; en modesto homenaje recupero este soneto inspirado en un cuento suyo que escribí hace unos meses.

Aeropuerto

Se refleja el cristal en las baldosas
y se yerguen palmeras contra el cielo,
barullo de maletas sobre el suelo.
Pasa veloz el joven y sus rosas,
se cruza con mujeres aún hermosas,
serias mientras esperan a su vuelo.
Ni una oreja sin móvil ¡qué revuelo!
Llora un niño abrazado a muchas cosas,
cansado por el lento discurrir
del tiempo en el brillante marcador
que rige de la vida el devenir.
Ninguno ve la sombra sin fulgor
que contempla impertérrita el partir
de quienes aún disfrutan del calor.

4 comentarios:

ARMIDA MARTIN dijo...

Estamos de LUTO, porque a pesar de que todos sabemos de la temporalidad del paso por este planeta, no queremos desprendernos de lo especial, quizàs por ser joya rara...
Aprovecho tu espacio para traer dos breves poemas, de los menos conocidos, que muestran el ingenio, la sutil ironìa, y el buen sentido del humor que lo caracterizò.

RENCOR, MI VIEJO RENCOR

Cuando los japoneses adquirieron
el Rockefeller Center
ellos que tienen geishas y la Sony
y samurais y teatro no
y kamikazes y Kurosawa
y Matsuo Basho y Panasonic
y aprenden flamenco por computadora
y pueden cantar tangos sin entender palabra
cuando los japoneses adquirieron
el Rockefeller Center
supe que por fin había empezado
la sutilísima la dulce
venganza de Hiroshima


CUANDO ESTA VIRGEN ERA PROSTITUTA

Cuando esta virgen era prostituta
soñaba con casarse y zurcir calcetines
pero desde que quiso
ser simplemente virgen
y consiguió rutinas y marido
añora aquellas noches
lluviosas y sin clientes
en que tendida en el colchón de todos
soñaba con casarse y zurcir calcetines


No siempre Benedetti se fijò en la mètrica, como tanto nos critican los puristas a los poetas aficionados, como una servidora, pero si supo aprovechar esa arma que hizo suya, para decir en total LIBERTAD, lo que pensaba...

Un Abrazo amigo

Rafael dijo...

Muchas gracias, Armida, por regalar estos poemas de Benedetti. Y gracias por los comentarios con que los acompañas. Tratas, además, temas que me interesan mucho. Y es verdad que la métrica no debe limitar la expresión. Hay extraordinarios poemas en verso libre y engendros insoportables que respetan todas las reglas. Ahí no está la diferencia entre lo que es poesía y lo que no lo es. Está claro.
Otra cosa es que en la poesía exista un cuidado especial por el lenguaje y la estructura. Se ve en estos poemas de Benedetti. El primero empieza con un endecasílabo muy clásico, y el tercer verso vuelve a ser un endecasílabo con una acentuación muy similar al primero. A partir de ahí el poeta juega con la longitud de los versos (alargando en progresión, luego acortando) para crear una ilusión de ida y vuelta que va muy bien al tema del poema...
Puristas y poetas aficionados... pues casi todos los poetas han sido "tan solo" aficionados. Lo fueron Garcilaso y San Juan de la Cruz, Emily Dickinson y Antonio Machado o Rubén Darío. Incluso hubo alguno que era vicepresidente de una compañía de seguros. Me da la impresión de los "profesionales" son minoría; y que entre estos los habrá; como en toda profesión, buenos, malos y regulares.
Lo dices muy bien, expresarse en libertad. Y qué gran suerte es Internet, que nos facilita la expresión y el conocimiento; y nos da la oportunidad de conocernos, compartir, comentar, qué gran suerte, sin duda.
Un abrazo, amiga.

New Morning Light dijo...

Esta mañana, después leer la noticia primero en un periódico, luego en todos los periódicos que compré para guardar los artículos relacionados, empecé a escribir lo que acabo de publicar en New Morning Light. Ha sido muy reconfortante encontrar aquí otro homenaje de andar por casa como el mío. Un abrazo, Rafael.

Rafael dijo...

Mi homenaje es de circunstancias; el tuyo, Aurora, en cambio es una hermosísima muestra de sensibilidad; tal como te digo en comentario que he dejado en tu blog.