Entrada destacada

Libre

domingo, 6 de febrero de 2011

Mercado

En la mañana fría,
en medio de pirámides
de berenjenas, coles y naranjas;
patatas, lechugas, pimientos verdes;
en medio de puestos que giran,
en medio de fracasos inconscientes;
en medio de sonrisas ladinas,
de gritos desmesurados;
de gruñidos animales
de ropa sin lavar,
en medio del sudor,
en medio de rosas falsificadas;
en medio de lo que llaman vida,
un fragmento entre sangre y estertores.
En medio del mercado
alzo la vista al cielo.
Tras las fachadas descuidadas
se adivinan los retretes y la mierda;
en medio de las pirámides de berenjenas,
de lechugas, coles y patatas;
en medio de los puestos que giran.
En medio de todo eso
siento el cuchillo y la náusea;
y prefiero el cuchillo frío,
el cuchillo afilado;
prefiero la sangre limpia
al pus, al vómito, a los excrementos;
prefiero la sangre como agua fría
a viscosas excreciones.
Lo prefiero.

6 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

Bastante dramàtico...la sangre limpia que lava heridas fisicas y del alma, y que puede borrar la suciedad y el desencanto que nos rodea, que nos aprisiona...

abrazos

Jose Zúñiga dijo...

Definitivamente, cada vez me gusta más esa forma tuya de empezar en lo aparentemente banal para acabar en lo transcendente. Este poema tiene una estructura que me ha deslumbrado.
Abrazo

Rafael dijo...

Hola Adelfa, la verdad es que no sé el por qué de la sangre que, además, normalmente no es fría; pero bueno, esto es lo divertido de escribir, que hasta a ti mismo te sorprende. Gracias por pasarte y comentar, amiga. Abrazos

Rafael dijo...

Gracias Jose, es mucho decir que te ha deslumbrado; pero no te puedo negar que me halaga. La verdad es que no es premeditado el paso de lo banal a lo transcendente. Si te soy sincero, no veo la diferencia, aunque sé que existe. Abrazos.

Rocío dijo...

Hala, qué visceral te ha quedado.
Me gusta mucho!

Rafael dijo...

"Visceral", buen adjetivo; se ajusta bastante a lo que pretendía; gracias. Besos, Rocío