Entrada destacada

Libre

miércoles, 27 de enero de 2010

Magia

Es mágico ese aparato negro,
por eso no podemos ni tocarlo
y se enfadan y gritan al rozarlo.
Si lo cojo quizás me desintegro,
le doy al pulsador y me reintegro.
¡Vaya satisfacción sería usarlo!
Intentar algo más que contemplarlo,
algo más que fingirles que me alegro
cuando aprietan felices el botón
y el temporal de luces y sonidos
invade sin control la habitación.
Entonces nos quedamos bobos, idos.
Comenzamos a ver televisión
los solitarios niños consentidos.

2 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Impecable soneto a esa magia que cada día invade nuestras vidas y nuestros hogares.

Saludos poéticos. Soco

ADELFA MARTIN dijo...

una hermosura..te saltaste todas las trancas...ademàs de bueno, nos hace reflexionar a...los solitarios niños consentidos...

abrazos