Entrada destacada

Libre

viernes, 25 de diciembre de 2009

Matar a Bach




Si matáramos a Bach,
si bajáramos los altos techos
de las catedrales,
si acabáramos con el calor
en nuestras iglesias;
si murieran los burgueses
que alientan terrenas recompensas
en los penitentes;
si supiéramos que nuestra fe
conduce a la muerte terrenal,
a la pobreza,
y al dolor;
si aún así
nos sentimos reconfortados,
satisfechos, felices,
rodeados de nada;
si aún así
el corazón se agranda,
los ojos fluyen y el amor mata;
si aún así nos sentimos dichosos
entre el barro y los excrementos
en alguna barriada ruidosa
de alguna ciudad perdida
en las letrinas del mundo;
si aún así
amamos a los pobres
y a sus verdugos;
si aún así amamos a Dios
y pensamos que Él nos ama
¡Benditos seamos!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Uf! Rafael, dura lectura para una fría y lluviosa mañana.
Estos momentos en que la muerte anda rondadando mi casa, con la certeza de que conseguirá entrar en cualquier descuido, tus versos se me enredan en esta maldita tristeza.
Te dejo un bexo. Me quedo meditando.
Alejandra

Rafael dijo...

Hola Alejandra, sí, ha salido un tanto duro; pero la idea me vino de un concierto navideño que estaba viendo; qué se le va a hacer.
La muerte rondando... La mejor frase que leí en mi vida está en La Celestina: "No hay nadie tan joven que no pueda morir mañana, ni nadie tan viejo que no pueda vivir un día más". Cada día es un regalo, tanto para aquellos que son conscientes de ello, como para quienes piensan que vivirán para siempre.
Un beso, Alejandra. Que salga el sol.

ADELFA MARTIN dijo...

Dura y real, si señor...tal vez si aceptamos...si nos aceptamos un poco mas - sin que ello signifique conformismo-nos dariamos cuenta que es imposible que "solo SEA" este breve paso por la escuela que alguien llamò tierra madre...

besos amigo y

FELIZ AÑO NUEVO

Jose Zúñiga dijo...

En las iglesias hace frío, Rafael, aunque si están vacías pueden ser un lugar apropiado para ecuchar Bach en el mp3. Carpe diem.

Rafael dijo...

Hola Adelfa, me gusta el matiz: aceptarse sin conformismo. Está bien, difícil y virtuoso equilibrio.
Un abrazo. Nos escribiremos antes del Año Nuevo, seguro.

Rafael dijo...

Hola Jose; sí, a mi también me sorprendió que se me ocurriese lo del calor de las iglesias, cuando -es cierto- son lugares fríos. Me vienen a la cabeza un par de explicaciones; pero de momento me las guardo para disfrutar de la imagen que me regalas: una persona sola, en una iglesia vacía escuchando a Bach a través de los auriculares de un mp3 ¿Qué sonaría? ¿Llora o ríe?