Entrada destacada

Libre

sábado, 9 de octubre de 2010

Xiateros

Hago una excepción y cuelgo aquí una cosa que ni rima ni tiene ritmo. La escribí como comentario en el blog de Jose Zuñiga; en una entrada titulada "firmas en la feria". El poema de Jose Zuñiga es como sigue:

"Sin duda desvarío:
los poetas que firman en la feria
me parecen tratantes de ganado"

A continuación dejo el comentario tal como lo escribí en el blog "Tiempo a destiempo":

"Tratantes de ganado... xiateros les decía en mi niñez, allá en Asturias. Estoy viendo a uno ahora, de unos cincuenta años (entonces me parecía muy viejo), con boina y un traje azul que le quedaba largo por unos sitios, ancho por otros, corto en las mangas... creo que le faltaba algún diente y llevaba un palillo en la boca. Listo parecía, duro también. No sé por qué me lo imaginaba al final del día en cualquier chigre del pueblo de la feria, siempre lejos de su casa, arremangado y bebiendo sidra o vino peleón con algunos de los paisanos con los que había tratado por la mañana.

Ese aire fermentado del chigre a la noche; mezcla de humo, sudor, sidra derramada, serrín y hasta orines; paragüas chorreando y madreñas me parecía el colmo de la degradación, y, a la vez, el entorno natural del xiatero; separado de su familia, trabajando entre estiercol y ocupado en hacer parecer barato lo caro y caro lo barato.
Escritores de canapé... me los imagino, con su aire falsamente despistado, su bohemia de boutique; sonrisas cuidadas y mirada ora displicente ora vanamente interesada.
Me los imagino al final de la jornada, en alguna fiesta de compromiso, yendo de un grupo a otro buscando siempre una frase ingeniosa que no llegue a la estridencia, arrimándose a valedores y poderosos, dando esquinazo con disimulo a arribistas de menor categoría.
Estos salones minimalistas de paredes claras y pinturas abstractas, de suelos pulidos y fríos y lámparas de líneas puras se asemejan a palacios de la inteligencia. Y el escritor de éxito es su eje de rotación, su piedra angular, el viento que hace flamear las velas. Siempre en el centro de todos los debates, entendido en todos los saberes, admirado y envidiado por la mayoría, sólo unos pocos saben que su posición depende de habilidades ocultas: identificar a quien mueve los hilos, adular de forma sutil, obedecer crípticas órdenes y abstenerse cuando se hace preciso. En definitiva, un prestidigitador que crea y quita valor con un juego de manos.



¡Qué buena imagen Jose! ferias y firmas... me encanta. Me ha traído recuerdos de hace mucho tiempo ¿sabes que en Cangas de Onís hay (o había) una tienda en cuyo letrero ponía "Librería y Ferretería? Lástima no haberle hecho una foto en su momento.
Un abrazo."

(La foto está tomada del blog "Asturias de bares")

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Pues yo repito el comentario que te hice en aqueloos días:

Hoy no me has hecho un comentario, Rafael, sino un regalo. Bien vale esta entrada con sólo haberte inducido a escribir este texto que me parece sumamente valioso. Tienes que cultivar el género, amigo.
Y esa "Librería y Ferretería" me la apunto, que de ahí tiene que salir algo. Libros con tornillos, tuercas de papel, no sé.

Ya hastardado mucho. Y no me hiciste caso, allá tú. Es muy bueno.

ADELFA MARTIN dijo...

Que preciocidad de historia, con lo que a mi me gusta eso de los "memories"...Tienes un filòn de donde sacar algo incluso mas sustancioso, y no es que no me gusten los microcuentos, sino que el tema da para lo que tu quieras...

abrazos

Rafael dijo...

Gracias de nuevo Jose. No te creas, hago mis pinitos en la prosa; lo que sucede es que eso lo tengo en otro blog que se llama "El jardín de las hipótesis inconclusas". Las entradas que están etiquetadas como "Bocetos" son ejercicios de redacción en prosa.
Creo que, además, ambos estamos de acuerdo en que es más difícil la prosa que el verso (a ti te lo he leído en un par de ocasiones).
Abrazos.

Rafael dijo...

Hola Adelfa, gracias por tu valoración positiva. Quizás sí que de para más; pero se me ocurrió así de repente al hilo del poema de Jose Zúñiga y ahora no creo que pudiera seguirlo de ninguna forma; pero le daré vueltas a lo que dices.
Besos.