Entrada destacada

Libre

martes, 24 de julio de 2012

Deshacer y ser


Si te pudieras deshacer y ser
¿acaso habría una mayor dicha?
Es el mundo ataúd de la desdicha
que ya te asola antes de nacer,
cuando te destinaron a yacer
lejos del negro reino de la bicha;
condenado a ser una mera ficha,
pero capaz de todo comprender.
El silencio se extiende en el vacío,
parpadean estrellas solitarias.
En la noche creciente, nada mío.
Mira estas llanuras esteparias
por tu ausencia anegadas, por el frío.
Abandonadas ruinas milenarias.


lunes, 16 de julio de 2012

Mar endins

Comparto aquí un canto al mar que hemos escrito entre Montse López y yo mismo. Ella lo inició y entre los dos lo hemos continuado.

Les onades us faran somiar.
Mar endins l'escuma us envoltarà
i sereu lliures, sereu aigua,
sereu hostes de l'eternitat.

Entreu, transformeu-vos.
Els peixos us guiaran per l'univers blau
i us portaran lluny de la realitat
on els rajos de sol us proteggiran.

Somnieu amb un mar sense final.
Arriba la foscor, milers d'estels.
Les ones són llençols, la mar bressol,
ja li ha nascut a l'ànima un nou cor.

Un dia memorable ha passat,
ha nascut un dofí austral,
que sinuosament segueix hipnotitzat
els moviments de qui vida li ha donat.

Ja torneu del món original;
ni peixos ni onades ni blaus corals.
A la cervesa groga blanca escuma.
Estic a la ciutat i veig la pluja
caure, la grisor del cel i la gent.
Sé que tornaré a la mar, al final.

jueves, 5 de julio de 2012

Junto al mar (revisado)


Las personas acomodadas descansan a la orilla del mar,
toman cócteles con vistas a la arena, a los espejos azules,
el sol no les broncea bajo sombrillas cimbreantes.
Gafas de sol y ropas de lino sobre cuerpos sanos, delgados;
las manos juegan con copas delicadas y los labios definen
el contorno inmaculado de ambrosías sutiles, exquisitas.
La tarde perfecta se suspende durante instantes eternos;
los cuerpos tiemblan en la brisa que entra por la ventana abierta,
espaldas y pechos yacen sobre sábanas blanqueadas,
en habitaciones de cortinas mecidas por el aire limpio
que sopla venturoso desde las aguas rielantes del océano.

Es el océano negro cuando llega la noche,
las estrellas lejanas tililan como esperanzas.
Angustia la vigilia por el sol de la mañana.
Aspiramos con fuerza el aire en busca del olor
de jazmines y de galanes; de sal y de hierba; los olores.
La fiesta ha concluido y un cuerpo agotado yace
sudoroso entre sábanas frías junto a la ventana abierta.
Se agita mojado al son de los cristales movidos por el viento.
El gusano ya ha comenzado a trazar su camino serpenteante;
desde la punta del pie, liada entre arrugas creadas en sueños,
por el centro de la pierna retorcida, acalambrada, atrapada;
a través de la ingle exangue, abandonada; hasta la cabeza.

El cuerpo se vuelve fardo y montura
cuando la nada envuelve el corazón
que late perdida ya la razón
en medio de la noche más oscura.
Quien aguarda la cita que más dura
enloquece al oír una canción,
se estremece con la carnal pasión,
sufre al verse al final de su andadura.
Tendido en el lecho pasan las horas
lentas, dolorosas; plomo en las sienes.
Aguarda las mañanas cegadoras;
cuenta lo que has ganado, lo que tienes.
El día no temas; las turbadoras
presencias te dicen: "ahora vienes".

Fluyen los recuerdos que en ti retienes:
reloj azul de incomprensibles horas,
leves sonrisas estremecedoras,
lluvia en la carretera de Cancienes,
autobús y paisaje; te entretienes.
Camino entre sombras retadoras,
las manos blancas, tranquilizadoras,
mecen y mecen primeros vaivenes.
Sueños que abandonan el corazón,
cruzan veloces la empapada frente
y dejan entre seda y algodón
al glorioso y putrefacto durmiente.
Penetra la brisa por el balcón
y posa sus manos en el muriente.

El primer rayo de la mañana, rojo, no es aún suficiente;
solamente cuando el sol luce en el cielo y el agua brilla
se levanta el hombre acomodado de su letargo.
La brisa del mar trae perfumes salados y frescos,
el zumo está junto a su mano y un cuerpo suave a su lado.
Ha despertado.